jueves, 29 de noviembre de 2012

Mercadillo de Navidad 2012 La Casa del Sol

Ya está aquí nuestro mercadillo de Navidad, bueno , el de la escuela La Casa del Sol, que para mi es como un poco nuestro, por que cada año dedicamos un tiempo a elaborar algo para el mercadillo, lo cual suele causar revuelo en casa por que en trabajo previo marca el disparo de salida hacia un día lleno de momentos estupendos, diversión , alegría y reencuentros, con viejos amigos.
Este año he decidido  participar con unas galletas caseras para la cafetería, o para el puesto de repostería casera, y donar una familia de gallinitas rojas.
Las galletas ya las conocéis ,son las de la recetas de galletas sin cocción, que están tan ricas que se van a vender como rosquillas.
Bueno ya sabéis , venid y pasadlo muy bien.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

La Espiral de Adviento

"La realización de la Espiral de Adviento  busca un sentido de renovación interna a través del recorrido de dicha espiral formada por velas y decorada con ciprés.
Esta Espiral de Adviento tiene un significado de la búsqueda hacia la luz interior y la paz interna, por eso es importante que cuando iniciemos el recorrido elijamos las cosas de nosotros mismos y de nuestra vida que ya no queremos cargar y las dejemos en el camino para que cuando prendamos nuestra luz, al llegar al centro de la Espiral, podamos regresar renovados.
Recorrer la Espiral de Adviento es una experiencia profunda, que nos lleva a la introspección".(Gabriela López Suárez).
Cuando encontré un articulo sobre la espiral de adviento, me pareció que la persona que explicó esta práctica lo había hecho tan bien, que las tomé prestadas para que podáis entender su significado y entender por que y para que se hace.
En los colegios waldorf (en general), se prepara la Espiral de Adviento , la ultima semana de noviembre, osea cuatro semanas antes de la Navidad, con ramas de arboles del tipo del ciprés o el Abeto (nosotros aquí usamos pino canario), también con velas, y en el caso de los niños con unas estrellas que muestras en que lugar dejar la vela al salir de la espiral.
La habitación donde se prepara la espiral estará en oscuridad, iluminada por una gran vela roja, y en el lugar donde depositar la vela que portamos , una estrella para que los más pequeños sepan donde dejarla al salir de ella.
Los niños emprenden solo el camino bajo la atenta mirada de los adultos, para que si lo necesitaran puedan recibir ayuda.
En silencio se entra en la espiral, pensando en lo que queremos dejar ya atrás de nuestra vida y de nosotros mismos , y volvemos a salir renovados, dejando la vela en un lugar de la espiral para que ilumine a los que van entrando ,y a nosotros mismos en nuestra salida.
Con esta practica nos situamos en una posición de introspección ante nuestra vida y nuestro ser, y salimos renovados  dirigiendo nuestra mirada la futuro de una manera confiada y segura.
Como Cristiana es una toma de contacto con la luz de cristo que ilumina cada día mi vida en especial en los momentos de mayor oscuridad, tanto propia, como venida del exterior.De modo que es como un viaje interno , como preparación a la llegada  de Cristo.
Esta canción podemos cantarla con los niños durante estos días mientras contamos historias de navidad , y vamos entrando en situación con los villancicos navideños, que si los cantamos un poco  cada día nos ayudará a que ellos se los aprendan y disfruten más en los días especiales de esta época.

 El camino hacia Belén 
 Pocos son los que lo ven 
 Lo buscamos noche y día 
 Llena el alma de alegría 
 Lo buscamos sin cesar 
 Que no es fácil de encontrar  
Lo buscamos noche y día 
Llena el alma de alegría 
Lo buscamos sin cesar 
Que no es fácil de encontrar

jueves, 22 de noviembre de 2012

Receta de galletas sin cocción

LAS GALLETAS DE LA FIESTA DEL FAROL:

El día de la fiesta del farol, quedamos en casa antes de salir para el paseo con nuestros amigos, y como algunos niños no habían venido a los preparativos de la fiesta, decidimos sustituir, los panes de pasas, por estas galletas fáciles de hacer, y muy ricas, y que sin duda nos daría tiempo a tener listas antes de salir.
La receta es sencilla:
Un Puñado de pasas sin pepitas.
Un puñado de muesli crugiente.
Algunas galletas tipo digestive.
Coco rallado.
Dos cucharadas soperas de cacao puro(Valor).
Leche condensada o leche evaporada.
Tenemos que deshacer las galletas  digestive,y moler un poco el muesli crujiente, y picar muy bien las pasas.
Luego lo mezclamos todos y vamos añadiendo, el cacao, la leche condensada  o evaporada y el coco rallado.
Formamos bolitas que luego podemos servir bien frías  o aplastarlas, y colocarlas en una bandeja con papel vegetal.
Si los niños van a entregar las galletas en mano a sus padres, o si queremos enviar a alguien unas pocas , podemos recortar unos círculos en papel vegetal, y colocar cada galleta entre dos círculos y ponerlas luego en la nevera.
Y ya están listas para disfrutarlas.

Por fin la fiesta del farol


Fiesta del farol:






Este año he organizado  la fiesta del farol entre amigos  y también había invitado a algunos familiares, pero la verdad es que todo quedo entre los de casa y otras dos familias, por que los demás decidieron no participar al final.
Pero he de decir que aunque las condiciones no se dieron como nos hubiese gustado , al menos no llovió, y pasamos unos momentos agradables y divertidos, que acabaron en una anécdota  simpática, yo teniendo que entrar en casa, a través del patio de mi vecina, por que se nos quedaron las llaves dentro,
en fin no hay una fiesta sin una anécdota.
Realmente iniciamos nuestro paseo saliendo desde mi casa, que al estar en la ciudad es inevitable que tengamos exceso de luz eléctrica, con lo  que no ha sido tan recogido como nos hubiese gustado.
Pero al menos podemos contar algo tan simpático como , que al llegar a la playa que esta a unos minutos de mi casa, paseamos cantando por ella, y viendo a unos pajarillos diminutos que solo salen en la noche, y corren muchísimo por la arena mojada y todos en grupo como una gran familia, cambiando constantemente de dirección,  fue  un momento de risas y diversión.
Luego nos sentamos alrededor de los farolillos y sobre un plástico para aislar el frió de la arena húmeda  y contamos el cuento de la niña del farol, que hizo las delicias de grandes y chicos.
Nuestra amiga Doris nos enseñaba a cantar la misma canción en alemán, ya que ellos son de Austria, y así los niños ven como el idioma no es una barrera para relacionarse.
La otra cosa curiosa que nos pasó es que nuestras velas se fundían con tanta rapidez que teníamos que cambiarlas muy pronto lo cual restó protagonismos a las canciones y a la entrega que deseábamos ponerle a este momento.
Y Otra anécdota , graciosa es que los faroles cambiaban de dueño constantemente, así que comprendí algo muy importante , "el próximo  año si Dios quiere hay que celebrarlo en un lugar muy oscuro", que tan solo quede iluminado por los farolillos, para poder entregarnos intensamente al momento vivido.
Y a pesar de todo fue divertido y entrañable, sobre todo el momento del cuento,y también fue estupendo , que los niños hicieran sus galletas , para luego compartirlas con sus papas, así como el tiempo que compartimos tomando roscas (Palomitas de maíz) , y castañas asadas, y una taza de chocolate para unos o cerveza para otros.
No cabe duda de que estamos en una isla , y de que el clima determina los gustos, y apetencias,por que tenia preparado un surtido de infusiones, y chocolate caliente, pero finalmente el chocolate para los niños y la cerveza para los adultos, que a falta de frió se animaron.
Comparando esta experiencia con la vivida anteriormente con la escuela waldorf, está claro que no se puede vivienciar una fiesta de  faroles en una ciudad llena de luz eléctrica,  por que no te permite entregarte de lleno al momento, negándole a la celebración el sentido para el cual fue realizada, pero lejos de quedarnos con lo negativo, he de decir que ha sido estupendo , por que hemos estrechado lazos con nuestros amigos, y compartido entre todos una nueva experiencia y además me ha enriquecido mucho como experiencia de vida.

sábado, 17 de noviembre de 2012

LLegó el Otoño a mi Isla Canaria


Por fin se aprecia el cambo de estación en nuestra isla canaria,hace fresquito como decimos aquí  y a veces llueve, y no nos apetece salir a la calle,así que es un buen momento para regalaros algún ejemplo de actividad manual que podéis hacer en casa padres y niños.
Podéis construir unas cajitas  para luego meter dentro algún regalo y envolverlas con papel de celofán de colores y alguna cinta bonita, O un gorrito de papel.
O bien realizar una estrella de papel para adornar en navidad o si pintáis una acuarela primero de distintos tonos de color, podéis con este papel elaborar esa estrella y regalársela a alguien a quien queráis sorprender. Por supuesto puede ser  un trabajo en equipo , los niños pintan y los padres doblan.
también incluye instrucciones de un viejo juego , ta, te, ti.

No son manualidades complejas ,pero si muy entretenidas, que realizadas al lado de unas velitas y una taza de algo calentito para tomar, y quizás algo de música suave, puede ser un entretenimiento delicioso, entre padres e hijos , además de práctico.
También me he acordado del tan recurrente trabajo manual hecho con las cascaras de nueces. Nosotros ponemos un cordón de algodón y rellenamos la nuez de cera de velas, y cuando se seca la cera , pintamos la nuez en su exterior con purpurina dorada o plateada y cola.
resulta un precioso detalle, también podéis meter una diminuta nota dentro de la nuez vacía  para alguien especial,y poniendo un pequeño asa , puede ser una pequeña cinta de raso , u otro material , cerrar la nuez y pintarla igual que antes, es un regalo que puede colgar del árbol de navidad , para abrirlo la noche buena, o el día de navidad.
 Espero que os lo paséis muy bien realizando estas manualidades en familia.

El programa waldorf para el jardín de infancia

Un articulo de www.saberalternativo.es :

El programa Waldorf para la primera infancia

LOS TALLERES de juego o jardines de infancia donde se desarrollan los programas Waldorf proporcionan un entorno cálido, basado en la comprensión de las necesidades especiales del desarrollo de los niños menores de 7 años. Estos programas se inspiran en entornos hogareños, positivos; y al haber niños de distintas edades se asemejan más a una gran familia. Los niños mayores ayudan a los más pequeños y les sirven de modelo, mientras que estos aportan dulzura al comportamiento de los mayores. Como las presiones del mundo actual suelen hacer imposible la permanencia de los niños en casa, los jardines de infancia o talleres de juego son una necesidad para los padres. A menudo, asumen la tarea adicional de curar los efectos perniciosos en los pequeños de nuestra sociedad altamente tecnificada.

Las mañanas se dedican al juego creativo, las actividades artísticas, los cuentos, las canciones, las rimas y los juegos de dedos, el desayuno y a jugar en el jardín. En un taller de juegos o jardín de infancia Waldorf no se realiza una enseñanza intelectual directa. No hay ejercicios de lectura ni de matemáticas; tampoco se emplean formas ni pesos para enseñar conceptos como “triángulo” o “pesado” y “ligero”. Se permite que los niños asimilen el mundo a través de los sentidos y que participen en él con el movimiento, la confección de objetos y el juego. Se reconoce que una de las tareas de la temprana infancia es el dominio sano de las habilidades corporales. Los juegos de dedos y de movimiento ayudan a desarrollar la capacidad de coordinación y contribuyen a la formación del habla. Así mismo pueden constituir la base del posterior aprendizaje de las matemáticas, gracias a la combinación de los movimientos corporales con el compás rítmico, que crea en el cuerpo una base valiosa para los números y el ritmo.
Las etapas del desarrollo ni se saltan ni se precipitan. Se confía en el desarrollo de los niños de acuerdo con las pautas de la naturaleza, teniendo en cuenta y respetando la individualidad de cada uno. El entorno es muy importante para los pequeños, por eso se hace un gran esfuerzo por crear ambientes cálidos y acogedores. El centro se decora con elementos de la estación del año y una mesa de naturaleza con duendes, hadas, flores, frutos y ramas adornadas. Esta atención por los detalles y la belleza se refleja en el ánimo de los niños y en la calidad de sus juegos. Los juguetes son de materiales naturales y están dispuestos en las zonas de actividades o formando pequeñas escenas que invitan a la participación imaginativa. Como el educador es un ejemplo constante para los niños, tiene que poner un cuidado especial en la calidad de sus movimientos y en el tono de su voz. Hace muchas cosas con los niños, prepara el desayuno, les cuenta cuentos, dirige los juegos de corros, etc., pero también hace mucho simplemente estando allí, siendo como es. Tiene que procurar aparcar sus problemas personales e inquietudes emocionales, para estar lo más presente y lúcido posible cuando está con los niños. Está pendiente de todo, vive el momento presente, no piensa en otras cosas, está allí con y para los pequeños. El trabajo con niños consiste más en estar que en hacer.
Es muy difícil simplificar las cosas. Solemos pensar que debemos estimular a los niños y ofrecerles cosas, cuando nuestra tarea más difícil consiste en ofrecerles un espacio donde puedan ser ellos mismos, como crecer, vivir el mundo y probar sus realidades y actividades con la asistencia y la protección de los adultos. La actitud cálida y afectuosa de la maestra o educadora crea una atmósfera serena y saludable para los pequeños. Así la describe el pedagogo Rudolf Stainer, creador de la pedagogía Waldorf:
“La alegría que siente el niño en y con su entorno es una de las fuerzas que construyen y moldean sus órganos físicos. Necesitas estar rodeado de personas alegres y bondadosas y sobre todo de un amor honesto y desinteresado. Podríamos decir que colma de calor el entorno físico del niño, “incuba” las formas de sus órganos corporales. El niño que vive en un entorno de amor y calidez rodeado de buenos ejemplos a imitar, vive en su elemento. Por tanto, debemos abstenernos de hacer en su presencia cosas que él no debe imitar.”
Stainer puso énfasis en el juego creativo, la imaginación, la imitación, los juegos de movimiento y de dedos, las manualidades y las actividades artísticas hasta que el cuerpo físico esté más desarro- llado, y, en la energía necesaria para que ese intenso crecimiento inicial quede libre para formar imágenes mentales y potenciar la memoria, por lo que no debemos apelar directamente al intelecto del niño, sino a estimular su aprendizaje a través de las vivencias directas y de la imitación.
La experiencia del color
Los niños tienen una capacidad artística natural que puede verse mermada o impedida por actividades inadecuadas. Ayudar a los niños a desarrollar sus capacidades artísticas es hacerles un gran regalo, ya que así mantendrán cuando sean mayores una relación viva con el color, sabrá apreciar el juego de luces y sombras con mirada sensible y se sentirá seguro a la hora de expresarse a través de un medio artístico disfrutando del proceso. Los niños aman los colores y se identifican con aquellos que los rodean. Los colores también afectan mucho a sus sentimientos y, mientras algunos les provocan un estado de bienestar, otros les sugieren sensaciones incómodas. Los niños son mucho más receptivos que los adultos, y su experiencia del color, mucho más intensa, están abiertos a la influencia de los colores de su entorno y por eso es importante crear ambientes que reflejen su sensibilidad respecto a las cualidades artísticas: los colores, las formas, los adornos de la pared, los sonidos y los juguetes. Así ejerceremos un efecto más profundo que la “formación artística”, que se les da en unos cursos de pocas horas. Es apropiado que expongamos a los niños a actividades como la pintura con acuarela y pastel, y el dibujo con lápices y ceras de colores, para que vivan con intensidad la experiencia del color y no lo vean como una “lección” que les impulsa a imitar a los adultos o a lograr un producto o forma final predeterminada. Estas experiencias artísticas son valiosas tomas de contacto con el color para los niños. Una de las mejores experiencias para el niño pequeño es pintar con acuarelas sobre papel húmedo.
En el próximo número seguiremos ampliando estos temas.
http://www.saberalternativo.es/spa/espiritualidad.asp?var1=&var2=El%20programa%20Waldorf%20para%20la%20primera%20infancia&nar1=&nar2=287
Autor:    Brincadeira - Teresa Aguilar

viernes, 9 de noviembre de 2012

Recetas sanas de reposteria

Panecillos de avena
Los Panecillos de avena, además de nutritivos resultan deliciosos. Así que os los recomendamos, sencillos de hacer para consumo diario y con un sabor suave y jugoso.
Si quieres incluir la harina de avena en tu alimentación para aprovecharte de los beneficios de este cereal, una de las buenas opciones es elaborar estos panecillos de avena, pruébalo porque seguro que te enganchas. Y si es por falta de tiempo, ya sabes que puedes elaborar la masa los fines de semana, hacer una precocción o cocción completa y al congelador. Cada día sacas tu pan casero para el desayuno o la comida, lo horneas unos minutos si es precocido y a disfrutar.
Ingredientes:
- 220 gramos de harina de fuerza,
- 150 gramos de harina de avena,
- 100 gramos de harina de media fuerza,
- 20 gramos de salvado,
- 145 gramos de miel,
- 20 gramos de sal,
- 8 gramos de levadura rápida,
- 80 gramos de leche a temperatura ambiente,
- 220 gramos de agua (aproximadamente, la harina te puede pedir más)
- unos copos de avena, o pipas de girasol, o semillas de sésamo (o nada)

Elaboración:
Mezcla las harinas con la levadura en un cuenco amplio, añade la levadura, mezcla y finalmente incorpora el resto de los ingredientes. Amasa hasta obtener una masa elástica y ligeramente pegajosa.
Prepara los panecillos dándoles la forma que prefieras. Una vez formados los panecillos, colócalos en la bandeja del horno cubierta con tela de cocción y un poco de harina, cubre con un paño y deja reposar en lugar cálido durante una hora y media o hasta que haya doblado su volumen.
Precalienta el horno a 230º C y cuando los panecillos hayan levado, humedécelos un poco (puedes hacerlo con agua o con aceite de oliva) y espolvorea unos copos de avena (o lo que quieras como dijimos en los ingredientes), practica unos cortes con una cuchilla o cuchillo bien afilado y hornéalos creando un poco de vapor con un pulverizador de agua o mejor con una bandeja con agua en el interior del horno.
Deja cocer diez minutos y reduce la temperatura a 200º C, deja cocer otros 10-15 minutos, dependiendo del tamaño del pan.
Cuando la corteza del pan suene al golpearla y esté dorada, los panecillos de avena estarán hechos. Retíralos del horno y déjalos enfriar sobre una rejilla.

GALLETAS DE SALVADO DE AVENA Y TRIGO


Aviso: Estas galletas es difícil que queden en su punto, 
hay gente que se queja que le queda la masa líquida o al revés.
Quedan mejor las galletas de avena, naranja y chocolate o 
o los bizcochos, que son más fáciles de hacer 
el enlace a estas recetas está al final.


Para quien se atreva con las galletas:
Ingredientes (6-8 galletas):
•         1 huevo grande.
•         250 ml. de leche desnatada.  (un vaso) o 1 yogur desnatado natural.
•         4 cucharadas grandes de salvado de avena muy llenas.
•         2 cucharadas grandes de salvado de trigo muy llenas.
•         2 cucharadas de edulcorante líquido o 4 de edulcorante en polvo.
•         1/2 cucharadita levadura en polvo.
•         Aroma de vainilla.
•         canela en polvo.

Preparación:
1.                 Echar todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batir hasta que quede una masa homogénea.
2.                 Precalentar el horno, a 180º durante 10 minutos.
3.                 En la bandeja del horno colocar papel de hornear y encima echar la masa en montoncitos con una cuchara.
4.                 Hornear las galletas durante unos 15-20 minutos, hasta que estén bien doradas, crujientes por fuera y tiernas por dentro.
5.                 Si han quedado deformadas, podemos cortarlas con forma redonda con un molde o bien con un vaso o flanera pequeña.
6.                 Espolvorear con canela y edulcorante en polvo.
Estas galletas se pueden tomar en todas las fases de la dieta dukan. Pero hay que tener en cuenta que en fase de ataque sólo podemos tomar una cucharada y media de salvado de avena al día.

Buen provecho!

RECETAS DIETA DUKAN: BIZCOCHO DE NARANJA Y CANELA

Esta dieta es genial, no paro de comer bollos!
Este bizcocho de salvado de avena, como lleva naranja
lo puedes tomar a partir de la fase de consolidación.


Ingredientes (4 raciones):

        5 huevos huevos grandes (5 claras y 3 yemas).
        5 cucharadas grandes muy llenas de salvado de avena.
        5 cucharadas grandes muy llenas de salvado de trigo.
        1 sobre de levadura en polvo.
        La ralladura de una naranja y el zumo de media.
        2-3 cucharaditas de edulcorante líquido (o 4 cucharadas de edulcorante en polvo a base de aspartamo)
        1 yogur natural desnatado o sabor limón 0% materia grasa.
        1 cucharadita de canela en polvo.

Preparación:
1.                 Separar las claras de las yemas y batir las cinco claras a punto de nieve (hasta que estén muy sólidas, como espuma). Mejor hacerlo con las varillas de la batidora, a mano cuesta mucho.
2.                 En otro bol, batir las 3 yemas con el yogur desnatado 0%  y el edulcorante líquido.  Añadir al bol de las claras y batir con las varillas.
3.                 Añadir:  las 5 cucharadas de salvado de avena, más las 5 de salvado de trigo, una cucharadita de canela y el sobre de levadura. Mezclar todo bien.
4.                 Por último añadir la ralladura una naranja y un buen chorro de zumo y mezclar todo bien. Probar la masa antes de meter al horno, si nos parece muy sosa, añadir un poco más de edulcorante.
5.                 Forrar un molde de bizcocho rectangular de papel de hornear (para poder despegarlo luego) y echar la masa.  
6.                 Meter en el horno (ya caliente) a 180º-200º, a media altura, durante  unos 20 minutos. Sabemos que está hecho el bizcocho si introducimos la punta de un cuchillo hasta el fondo del molde y sale limpio. 
Si sale mojado de masa, dejar más tiempo en el horno.
7.                 Cuando esté hecho, sacar del horno y dejar enfriar a temperatura ambiente (aunque está bueno incluso caliente).
8.                 Lo que no se coma en el día, conservarlo en el frigorífico en su molde. Porque ahora con el calor, como lleva huevo, es peligroso dejarlo fuera. Dura unos 3-4 días.

Contenido calórico e información nutricional:

Esta receta  tiene aproximadamente 150 calorías por ración.

MAGDALENAS DE SALVADO DE AVENA

¡Echaba de menos las magdalenas para desayunar!
Las mejores son las de chocolate.
Las puedes tomar en todas las fases de la dieta:
ataque, crucero, consolidación y estabilización.

Ingredientes (7-8 magdalenas):
        3 huevos huevos grandes
        3 cucharadas grandes muy llenas de salvado de avena.
        cucharadas grandes muy llenas de salvado de trigo.
        3 cucharadas grandes de queso batido desnatado 0% materia grasa (o yogur natural 0%)
        1/2 vaso de leche desnatada.
        2 cucharadas grandes de cacao en polvo sin azúcar 0% (Valor o Cola-Cao)
        1 cucharada de edulcorante líquido.
        Unas gotas de esencia de vainilla.
        1 sobre de levadura en polvo.
        Colorante alimentario amarillo.

Preparación:
1.                 Encender el horno a 180-200º, para que se vaya calentando.
2.                 Separar las claras de las yemas y batir las tres claras a punto de nieve (con el accesorio de batir claras de la batidora o con unas varillas metálicas a mano, hasta que estén firmes).
3.                 En otro bol, batir las 3 yemas con el yogur desnatado 0% , la leche desnatada, un poco de colorante alimentario amarillo, unas gotas de esencia de vainilla y una cucharada grande de edulcorante líquido.  Añadir esta mezcla al bol de las claras y mezclar con las varillas.
4.                 Por otro lado, mezclar las 3 cucharadas de salvado de avena, con las 3 de salvado de trigo y el sobre de levadura. Añadir al bol de las claras y mezclar bien.
5.                 Rellenar con esta mezcla cuatro moldes de magdalena (si son de papel, ponerlos doble o triples para que no se salga la masa y no llenarlos hasta arriba). Poner los moldes en la bandeja del horno (fuera).
6.                 Al resto de la masa, añadirle las dos cucharadas de cacao en polvo 0% y mezclar bien.
7.                 Rellenar el resto de moldes de magdalena con la masa de chocolate, poner en la bandeja junto a los otros y meter la bandeja al horno.
8.                 Hornear durante unos 15 minutos, hasta que estén hechas por dentro (se comprueba metiendo la punta de un cuchillo hasta el fondo de una magdalena y si sale el cuchillo limpio, es que está hecha la masa).
9.                 Para conservarlas, una vez frías, meterlas en un tapper de plástico o envolver en papel albal.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Como celebramos la fiesta del farol

Pensando pensando , me di cuenta de que a veces cuando hacemos algo por primera vez cualquier ayuda es poca, y con esto de las fiestas pasa mucho que nos sentimos perdidos y no sabemos como empezar.
Pues lo primero que me gustaría contaros es que no hay que gastar mucho dinero, sino imaginación.
Días antes comenzaremos a elaborar los farolitos, que ya os he dejado una entrada con estas instrucciones, con nuestros niños y con quien nos apetezca compartir la experiencia, lo siguiente es que días antes comencemos a contar el cuento del farol y a aprendernos junto a nuestros niños las canciones que cantaremos ese días.
El día anterior a la celebración, elaboramos con los niños unos panecillos de pasas, más bien elaboramos solo la masa, y los horneamos antes de la fiesta.
Ya tenemos los elementos principales. Pero también estaría bien que previo a ese día compremos o vayamos a recoger castañas, y tengamos a mano una bolsa de palomitas de maíz para prepararlas antes de la fiesta, aunque las castañas zas las asaremos durante la fiesta, y si queremos también en ese momento podemos hacer las palomitas que calentitas esta mas ricas.
No sería mala idea dejar en unos calderos o en Termos agua caliente para infusiones,  chocolate para beber, y caldo de verduras , u otro que nos parezca bien, a nosotros nos encanta el de cocido, y una bandeja con distintas bolsitas de infusión, un azucarero , vasos, cucharas y servilletas, para compartir a la vuelta del paseo.
La fiesta comienza con un cuento, que si no lo hacemos como teatrillo de mesa, se puede hacer de esta manera, un adulto lo relata, y algunos niños pueden hacer  los personajes, como un juego. Una niña llevará el farol, y los otros hacen del oso , zorro, zapatero, etc.
Tras terminar el cuento o el juego, cada quien tomará su farol, de la mano de sus papas, y emprenderéis juntos un camino que previamente debéis elegir con cuidado, ya que debe ser un lugar oscuro, pero seguro, un sendero por el bosque , la orilla de la playa u otro lugar que no este iluminado con luz eléctrica  para que el farol sea el que nos ayude a iluminar nuestro camino.
Mientras cantamos nuestras canciones hacemos ese camino, y al final de este debe encontrarse un adulto con una bandeja donde todos los niños se sientas en corro, en silencio y calma se reparten los panecillos a cada niño para que este lo comparta con su familia, y se lo entregamos como si de un tesoro se tratase.
Cuando los niños y los padres han tomado fuerzas,  emprendemos el camino de regreso al lugar donde están los refrigerios y juntos disfrutamos los alimentos y la compañía.
No nos olvidemos de agradecer a todos su presencia, y de trasmitirles lo importante que ha sido compartir ese momento con ellos, y desearles una buena entrada al invierno que pronto nos visitará.
Que la luz que todos llevamos dentro nos ilumine nuestro camino y ayude a iluminar también el de los demás.
Si estáis entre creyentes Cristianos , podéis desear que la Luz de cristo nos ilumine nuestros corazones y lleguemos a ser nosotros mismos luz para el mundo.
Espero que esta guía os ayude y que lo paséis muy bien.

Receta de pan de Pasas y miel.

Receta para realizar para la fiesta del farol.
Pan de pasas y miel:Ingredientes Preparación
  • 400 g de
  • harina
  • 10 g de
  • levadura
  • de
  • panadero
  • 50 ml de
  • aceite
  • 150 ml
  • agua
  • 150 ml
  • leche
  • 50 g miel
  • 50 g de
  • azúcar
  • 40 g de
  • pasas
  • Sal
  • Mezclar 400 g de harina con una pizca de sal y 10 g de levadura de
  • panadero.
  • Hacer un agujero central donde agregaremos 50 ml de aceite, 150
  • ml agua, 150 ml leche, 50 g miel y 50 g de azúcar, además de 40
  • g de pasas.
  • Amasar bien hasta conseguir una masa elástica, homogénea y
  • húmeda.
  • Dejar fermentar 30 minutos para que fermente, posteriormente
  • volver a amasar y formar panes, trenzas o roscos.
  • Volver a fermentar hasta que duplique el tamaño y hornear a 180º
  • durante 14 minutos.
  • Dejar enfriar y servir.

Cuento "La niña del farol"


Para los que os animéis a celebrar  la fiesta del farol, este es el cuento típico que se representa en el teatrillo de mesa, o como un juego con los niños en este día de fiesta,aunque también por supuesto como un juego propio del Otoño, aunque no celebréis esta fiesta.
LA NIÑA DEL FAROL:

Al anochecer de un día de Noviembre, cerca de una pequeña aldea, se pudo observar una forma misteriosa que se deslizaba por campos y prados, parecía una serpiente luminosa. Al mirarla atentamente se podía ver que estaba formada por gran cantidad de lucecitas, parecía que una constelación de estrellas había bajado del cielo y se movían por la tierra.

También se oían sonidos armoniosos y las ráfagas de viento traían bellas canciones.

Poco a poco, la serpiente luminosa se iba acercando a la aldea y las canciones se oían más cerca.

¿Qué era aquello? Eran los niños de la aldea que celebraban su fiesta del farol, cada estrellita era un farolillo llevado por un niño.

Las canciones contaban la Historia de un caballero que en una noche muy fría había compartido su capa con un mendigo.

Al final de aquella serpiente luminosa iba una niña que caminaba lentamente, muy pendiente de su farolillo pues su vela se había gastado y estaba a punto de apagarse. Caminaba tan lenta que se quedó sola sin darse cuenta, su luz se apagó del todo, las canciones cada vez se oían más lejos; la envolvía una gran oscuridad, esa noche si siquiera alumbraban las estrellas. Se quedó parada sin saber que, un gran miedo se apoderó de ella. ¿Qué debía hacer allí en la oscuridad? Empezó a llorar y a llamar, nadie respondía ni oía sus gritos de angustia.

Se sentó en el suelo y pareció oír una vocecita que le decía: “Ánimo, ten valor, busca el camino. Ella lo conocía de día, ahora debía encontrarlo de noche.

Se levantó y empezó a andar, de pronto tropezaba y caía, se chocaba con una valla, o se enredaba en un arbusto, pero ella seguía adelante intentando una y otra vez encontrar la vereda que la llevaría a la aldea. Ahora bajo sus pies había muchas piedras pero ella seguía y seguía pero esta vez se chocó con una gran roca que la hizo caer al suelo. Se hizo tanto daño que empezó a llorar desconsoladamente.

Así estuvo un rato, hasta que se le fue pasando el dolor. De repente, a pesar de la oscuridad pudo divisar delante de sí una figura humana, parecía un niño poco mayor que ella.

El niño le preguntó ¿Por qué lloras ¿ ¿ Qué te pasa? Porque mi farolillo se apagó y me he perdido, no sé volver a mi casa.

El niño se inclinó sobre su farol y le dijo: “Pero si hay luz en tu farol, mira. “

La niña miró y pudo ver que su farol lucía mucho más que antes, la luz parecía una estrellita.

¿De dónde vino esta luz? Preguntó la niña.

Estrellas como estas se encuentran en los farolillos de todos los niños, pero no se dan cuenta de ello hasta que se han perdido como te ha pasado a ti.

¿Quién pone estas estrellas en nuestros faroles?

Un pobre mendigo prendió su luz hace cientos de años.

¿Quién era ese mendigo?

Había llegado el Otoño, era una noche fría y oscura, un caballero llamado Martín viajaba por un camino solitario, al borde del camino se encontró con un mendigo cubierto de harapos que le pedía limosna. Martín era pobre, sólo tenía una gran capa que le tapaba del frío, paró su caballo, sacó su espada y partió su capa por la mitad y se la dio al mendigo. Al hacerlo su corazón se inundó de una luz cuyo brillo iluminó la obscura noche de otoño.

A la noche siguiente cuando Martín dormía, oyó una voz que le llamaba por su nombre, abrió los ojos y vio a dos ángeles que se acercaban a él y le llevaban la mitad de la capa que había regalado al mendigo. Detrás de ellos apareció el rostro del mendigo rodeado de luz que le dijo: “Martín al ayudar al mendigo, tú has disminuido mi propia miseria, pues de todo hombre soy hermano.

Al desaparecer la imagen, Martín notó que la luz que rodeaba al rostro del mendigo se metió en su corazón y ya nunca se apagaría.

La niña preguntó ¿Quién era aquel mendigó? Era el hijo de Dios que andaba buscando corazones humanos que quisieran recibir su luz. Cuando los niños celebran la fiesta del farol, la luz que recibió San Martín también acompaña a las lucecitas de su farol, es una chispita de ella.

Con la luz de su farol la niña pudo ver que el niño que hablaba con ella tenía muy poca ropa y temblaba de frío. Ella no tenía nada con qué abrigarle, su abriguito era pequeño. Entonces levantó sus manitas para calentarle los hombros, frotándoselos, el niño apareció ahora mucho más alto y con una vestimenta luminosa y con grandes alas que irradiaban luz. ¿Quién eres? Dijo la niña. Soy uno de los servidores del mendigo. He venido a encender tu farol con la luz de San Martín, ahora ya puedes volver a tu casa, yo iré detrás de ti a acompañándote. Cuando llegó a la aldea se volvió para darle las gracias y el ángel había desaparecido.

La niña llegó a su casa y contó lo que el ángel había hecho por ella. Todas las noches hasta que llegó el día de nochebuena la familia encendía el farolillo y juntos preparaban la venida del niño Jesús cantando.


Datos personales