sábado, 26 de noviembre de 2011

Fiesta en Diciembre en la casa del Sol

El sábado pasado día 12 fuimos a la fiesta del farol  en La Casa del Sol,Jardin de infancia Waldorf que esta en Arucas , en Gran Canaria, fue muy bonito cantamos canciones por un sendero todas las familias con los niños y maestras ,y representaron un precioso cuento como obra teatral los niños, (La niña del farol).Clara estaba como invitada pero quiso participar y se lo paso muy bien.
Después cuando terminó el paseo con los faroles y llegamos a la casa de un matrimonio que tiene caballos, y que suelen permitir que los niños de la escuela los visite con frecuencia, cantamos canciones allí, y las maestras repartieron panecillos que los niños habían elaborado con ellas, para que los compartieran con sus familiares.Luego regresamos a la escuelita, un poco mojados por la hermana lluvia, pero reconfortados, y llenos de alegría.  Es curioso pero casi sin paraguas,ni chubasqueros, y los niños llegaron secos, y los papas bastantes mojaditos. Compartimos castañas asadas por las maestras, y el calor humano, tan agradable siempre. Le doy las gracias a la maestra que nos invitó. Fue un detalle muy bonito que nos invitaran.Gracias.

Fiesta en Diciembre en la casa del Sol

El sábado pasado día 12 fuimos a la fiesta del farol  en La Casa del Sol,Jardin de infancia Waldorf que esta en Arucas , en Gran Canaria, fue muy bonito cantamos canciones por un sendero todas las familias con los niños y maestras ,y representaron un precioso cuento como obra teatral los niños, (La niña del farol).Clara estaba como invitada pero quiso participar y se lo paso muy bien.
Después cuando terminó el paseo con los faroles y llegamos a la casa de un matrimonio que tiene caballos, y que suelen permitir que los niños de la escuela los visite con frecuencia, cantamos canciones allí, y las maestras repartieron panecillos que los niños habían elaborado con ellas, para que los compartieran con sus familiares.Luego regresamos a la escuelita, un poco mojados por la hermana lluvia, pero reconfortados, y llenos de alegría.  Es curioso pero casi sin paraguas,ni chubasqueros, y los niños llegaron secos, y los papas bastantes mojaditos. Compartimos castañas asadas por las maestras, y el calor humano, tan agradable siempre. Le doy las gracias a la maestra que nos invitó. Fue un detalle muy bonito que nos invitaran.Gracias.

Datos personales