martes, 31 de julio de 2012

Una cura para la adolescencia

Es increíble , mi hija mayor de 18 años me dice ayer , "mamá no quiero salir a ninguna parte , solo quiero estar en casa  y quedarme aquí para toda la vida".
No podía creer lo que estaba escuchando, ¿de verdad era mi hija aquella chica, ? ¿ no me la habrían cambiado en el hospital tras la operación de apendicitis  de hace 15 días?.
Y es que no hay nada como una cura de realidad, y de humildad, para darte cuenta de cuanto te quieren tus padres y tu a ellos.
Tras la ausencia de visitas por parte de sus "amigas de juerga y diversión desde los 12 años ", por fin ella ha comprendido algo, quienes son los que te quieren de verdad, y la realidad cruda , le ha pasado factura.
Es una pena tener que pasar por algo tan duro como estar enfermo, para llegar a darnos cuenta de como son las cosas realmente.
Una vez más llego a la conclusión de que los que nos pasa en esta vida es por una causa, que nada es fortuito, y que la enfermedad es desde luego un camino, a lo mejor no el más agradable de recorrer , pero en ocasiones es muy efectivo.
No puedo dejar de reconocer que me encantan las caricias de mi fierecilla, y como nó, yo me mantengo en mi lugar por que a ella le gusta que así sea, pero me dejo querer, que para variar no está nada mal, y además !es tan agradable!.
Ánimo , madres y padres la adolescencia tiene cura, lo único malo es que el tiempo no es algo que podamos gobernar a nuestro antojo, y las circunstancias adecuadas para la cura no llegan cuando nosotros queremos, sino cuando es preciso.

El canguro de Anthony

Nunca antes se me había ocurrido la expresión canguro , tal y como la ha usado mi hija, y me encanta .
Hoy en mi trabajo , mi Hija le dice a la Sra Mercedes, "Eric (El padrastro de su amiguito), es el canguro de Anthony, como mi papá, que es el canguro de mi hermana Acerina, por que  él  cuida de ella, y Eric cuida de Anthony,(Acerina es mi hija mayor , fruto de mi primer matrimonio).
Me encantó que lo viese todo de una manera tan bonita, entonces le pregunté ,que si se acordaba del abuelo que hacia magia(mi padre biológico),y me dijo que si. Yo le contesté que ese abuelo era mi padre , "padre",pero que el abuelo que está viviendo en casa con nosotras había sido mi papá canguro, y me miró algo admirada y asombrada diciendo ¿Sii?. A lo que yo contesté que si , por que cuando era niña él había cuidado de mí, y esto produjo una expresión como de admiración; y de esta forma tan bonita , mi hija, ha llegado a conocer una parte de mi vida tan difícil de explicar, y me siento agradecida de tener a este pequeño ser en mi casa, para crecer a su lado cada día.

"Mamá, yo solo quiero ser libre"

En estos día trato de explicarle a Clara o importante que es , mimar un poco a los que nos quieren, como los abuelos por ejemplo, y que ya que la abuela siempre tiene detalles con nosotras deberíamos , pensar en hacerle un regalito , que pronto va a ser su cumple, cual fue mi asombro, cuando mi hija me contesta,"Mamá a mi no me gusta hacer regalos, yo no quiero que me regales juguetes nuevos, yo ya tengo juguetes, a mi me gustan mis juguetes de siempre, ademas yo lo que quiero es ser libre".
Puede sonar a desagradecida, pero yo entendí lo que quería decir y es que tratar de comprar los besos y los abrazos a veces puede tener este efecto , y es increíble que con apenas casi cinco años ya se haya dado cuenta que es más importante poder ser libre de dar y recibir afectos , que verse obligado a recibir o dar regalos , para que los demás no se enfaden contigo, por no ser como otros quieren que seas.
"Líbre albedrío, algo de lo que Jesús sabía mucho, y algo de los que todos hemos sido dotados , pero que solo unos pocos se atreven a usar sin miedo a ser juzgados por los demás.Por que además la realidad es que solo a Dios pertenece el derecho de juzgarnos.
Por algo decía Jesús "dejad que los niños se acerquen a mi", Él sabía muy bien de la honestidad de los sentimientos de los niños.
Tenemos mucho que aprender de nuestros niños, pero necesitamos mucha humildad para dejar que nos enseñen, en lugar de resistirnos a tratarles como simples papeles en blanco.cuando comencemos a aceptar su ayuda , las cosas comenzarán a irnos mejor en este maravilloso mundo que nos han prestado para vivir. 

Una cura para la adolescencia

Es increíble , mi hija mayor de 18 años me dice ayer , "mamá no quiero salir a ninguna parte , solo quiero estar en casa  y quedarme aquí para toda la vida".
No podía creer lo que estaba escuchando, ¿de verdad era mi hija aquella chica, ? ¿ no me la habrían cambiado en el hospital tras la operación de apendicitis  de hace 15 días?.
Y es que no hay nada como una cura de realidad, y de humildad, para darte cuenta de cuanto te quieren tus padres y tu a ellos.
Tras la ausencia de visitas por parte de sus "amigas de juerga y diversión desde los 12 años ", por fin ella ha comprendido algo, quienes son los que te quieren de verdad, y la realidad cruda , le ha pasado factura.
Es una pena tener que pasar por algo tan duro como estar enfermo, para llegar a darnos cuenta de como son las cosas realmente.
Una vez más llego a la conclusión de que los que nos pasa en esta vida es por una causa, que nada es fortuito, y que la enfermedad es desde luego un camino, a lo mejor no el más agradable de recorrer , pero en ocasiones es muy efectivo.
No puedo dejar de reconocer que me encantan las caricias de mi fierecilla, y como nó, yo me mantengo en mi lugar por que a ella le gusta que así sea, pero me dejo querer, que para variar no está nada mal, y además !es tan agradable!.
Ánimo , madres y padres la adolescencia tiene cura, lo único malo es que el tiempo no es algo que podamos gobernar a nuestro antojo, y las circunstancias adecuadas para la cura no llegan cuando nosotros queremos, sino cuando es preciso.

El canguro de Anthony

Nunca antes se me había ocurrido la expresión canguro , tal y como la ha usado mi hija, y me encanta .
Hoy en mi trabajo , Clara le dice a la Sra Mercedes, "Eric (El padrastro de su amiguito), es el canguro de Anthony, como mi papá, que es el canguro de mi hermana Acerina, por que  él  cuida de ella, y Eric cuida de Anthony,(Acerina es mi hija mayor , fruto de mi primer matrimonio).
Me encantó que lo viese todo de una manera tan bonita, entonces le pregunté ,que si se acordaba del abuelo que hacia magia(mi padre biológico),y me dijo que si. Yo le contesté que ese abuelo era mi padre , "padre",pero que el abuelo que está viviendo en casa con nosotras había sido mi papá canguro, y me miró algo admirada y asombrada diciendo ¿Sii?. A lo que yo contesté que si , por que cuando era niña él había cuidado de mí, y esto produjo una expresión como de admiración; y de esta forma tan bonita , mi hija, ha llegado a conocer una parte de mi vida tan difícil de explicar, y me siento agradecida de tener a este pequeño ser en mi casa, para crecer a su lado cada día.

"Mamá, yo solo quiero ser libre"

En estos día trato de explicarle a Clara o importante que es , mimar un poco a los que nos quieren, como los abuelos por ejemplo, y que ya que la abuela siempre tiene detalles con nosotras deberíamos , pensar en hacerle un regalito , que pronto va a ser su cumple, cual fue mi asombro, cuando mi hija me contesta,"Mamá a mi no me gusta hacer regalos, yo no quiero que me regales juguetes nuevos, yo ya tengo juguetes, a mi me gustan mis juguetes de siempre, ademas yo lo que quiero es ser libre".
Puede sonar a desagradecida, pero yo entendí lo que quería decir y es que tratar de comprar los besos y los abrazos a veces puede tener este efecto , y es increíble que con apenas casi cinco años ya se haya dado cuenta que es más importante poder ser libre de dar y recibir afectos , que verse obligado a recibir o dar regalos , para que los demás no se enfaden contigo, por no ser como otros quieren que seas.
"Líbre albedrío, algo de lo que Jesús sabía mucho, y algo de los que todos hemos sido dotados , pero que solo unos pocos se atreven a usar sin miedo a ser juzgados por los demás.Por que además la realidad es que solo a Dios pertenece el derecho de juzgarnos.
Por algo decía Jesús "dejad que los niños se acerquen a mi", Él sabía muy bien de la honestidad de los sentimientos de los niños.
Tenemos mucho que aprender de nuestros niños, pero necesitamos mucha humildad para dejar que nos enseñen, en lugar de resistirnos a tratarles como simples papeles en blanco.cuando comencemos a aceptar su ayuda , las cosas comenzarán a irnos mejor en este maravilloso mundo que nos han prestado para vivir. 

Datos personales