jueves, 22 de noviembre de 2012

Por fin la fiesta del farol


Fiesta del farol:






Este año he organizado  la fiesta del farol entre amigos  y también había invitado a algunos familiares, pero la verdad es que todo quedo entre los de casa y otras dos familias, por que los demás decidieron no participar al final.
Pero he de decir que aunque las condiciones no se dieron como nos hubiese gustado , al menos no llovió, y pasamos unos momentos agradables y divertidos, que acabaron en una anécdota  simpática, yo teniendo que entrar en casa, a través del patio de mi vecina, por que se nos quedaron las llaves dentro,
en fin no hay una fiesta sin una anécdota.
Realmente iniciamos nuestro paseo saliendo desde mi casa, que al estar en la ciudad es inevitable que tengamos exceso de luz eléctrica, con lo  que no ha sido tan recogido como nos hubiese gustado.
Pero al menos podemos contar algo tan simpático como , que al llegar a la playa que esta a unos minutos de mi casa, paseamos cantando por ella, y viendo a unos pajarillos diminutos que solo salen en la noche, y corren muchísimo por la arena mojada y todos en grupo como una gran familia, cambiando constantemente de dirección,  fue  un momento de risas y diversión.
Luego nos sentamos alrededor de los farolillos y sobre un plástico para aislar el frió de la arena húmeda  y contamos el cuento de la niña del farol, que hizo las delicias de grandes y chicos.
Nuestra amiga Doris nos enseñaba a cantar la misma canción en alemán, ya que ellos son de Austria, y así los niños ven como el idioma no es una barrera para relacionarse.
La otra cosa curiosa que nos pasó es que nuestras velas se fundían con tanta rapidez que teníamos que cambiarlas muy pronto lo cual restó protagonismos a las canciones y a la entrega que deseábamos ponerle a este momento.
Y Otra anécdota , graciosa es que los faroles cambiaban de dueño constantemente, así que comprendí algo muy importante , "el próximo  año si Dios quiere hay que celebrarlo en un lugar muy oscuro", que tan solo quede iluminado por los farolillos, para poder entregarnos intensamente al momento vivido.
Y a pesar de todo fue divertido y entrañable, sobre todo el momento del cuento,y también fue estupendo , que los niños hicieran sus galletas , para luego compartirlas con sus papas, así como el tiempo que compartimos tomando roscas (Palomitas de maíz) , y castañas asadas, y una taza de chocolate para unos o cerveza para otros.
No cabe duda de que estamos en una isla , y de que el clima determina los gustos, y apetencias,por que tenia preparado un surtido de infusiones, y chocolate caliente, pero finalmente el chocolate para los niños y la cerveza para los adultos, que a falta de frió se animaron.
Comparando esta experiencia con la vivida anteriormente con la escuela waldorf, está claro que no se puede vivienciar una fiesta de  faroles en una ciudad llena de luz eléctrica,  por que no te permite entregarte de lleno al momento, negándole a la celebración el sentido para el cual fue realizada, pero lejos de quedarnos con lo negativo, he de decir que ha sido estupendo , por que hemos estrechado lazos con nuestros amigos, y compartido entre todos una nueva experiencia y además me ha enriquecido mucho como experiencia de vida.

2 comentarios:

  1. Bonito post. Me gustó el dibujo, lo utilizo con tu permiso en el blog de nuestra asociación.
    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola bien venida-o.
      Por supuesto, la verdad es que yo lo tomé prestado de internet.
      Gracias por visitarme y por comentar. Si te ha gustado mi blog, por favor recomiendalo. Un saludo, y vuelve pronto

      Eliminar

Por favor sed amables y correctos en todo momento , el respeto a todo ser que nos visite es primordial para nosotros.Gracias

Datos personales