viernes, 25 de enero de 2013

Articulo sobre la pedagogía waldorf y un día en un jardin waldorf de infancia


 Una premisa básica de la Pedagogía Waldorf se refiere a una educación adecuada a las capacidades y a las necesidades del ser humano según lo que resulte propio de las características de la etapa de evolución o desarrollo en la que se encuentra. De ahí la importancia de conocer, desde la visión de la Antroposofía, la naturaleza de los septenios. El primer septenio comprende los primeros siete años de vida, donde el niño aprende principalmente por imitación: todo lo que sucede a su alrededor y pueda ser percibido por el niño se convierte en aprendizaje. De ahí que resulte importante que los principales adultos en la vida del niño resulten ser “imitables”. Piaget también reconoce que en estos años (etapa preoperacional), la imitación es uno de los puntos máximos de aprendizaje en el niño. Asímismo, coincide con la visión antroposófica en el sentido de afirmar que esta es una de las etapas determinantes en el desarrollo del ser humano. Ahora, si entendemos la importancia del rol del adulto en este contexto, deberíamos ser capaces de concebir una visión de hombre. En cierta forma, los padres suelen hacer este trabajo cuando piensan en el tipo de personas que quieren que se conviertan sus hijos. Sin embargo, muchas veces, padres y profesores nos contradecimos al actuar en formas incoherentes a lo que deseamos, decimos y hacemos. Y eso se nota en cosas muy típicas como pasarse una luz roja y luego pedirle a un niño que siempre respete las reglas; decirle que se lave las manos y nosotros no hacerlo; etc. Estos son ejemplos muy simples pero existen cosas más complejas y sutiles que nos dominan como los resentimientos, la mentira, la hipocresía, la “viveza” o mala astucia, etc. Entonces, si tomaramos conciencia del rol de los adultos en la vida del niño, sería necesario tomar conciencia de nosotros y construirnos una mejora. Si la imitación es base de aprendizaje, ¿no debería buscar la forma de convertirme en una mejor persona para poder ser un mejor “imitable” para ni hijo o alumno? Otro aspecto característico del primer septenio es la aparición de las tres facultades que serán la base de cualquier aprendizaje posterior: aprender a andar, a hablar y pensar, cualidades exclusivas del ser humano. Todos ellos aparecen en los tres primeros años de vida y serán desarrollados constantemente en los septenios posteriores. Sin embargo, de las tres, en este septenio tiene predominancia la fuerza de la voluntad que se manifiesta en el movimiento, la actividad motora; la cual tiene una influencia formativa sobre el cuerpo y contribuye en los bases para un sano desarrollo de las facultades cognitivas. Ahora, dado el contexto de la vida urbana, esto se ha convertido en un aspecto delicado. La pasividad nos domina y la facilidad que nos brinda la tecnología y los conceptos de servicio al cliente hacen que la vida sedentaria sea cada vez más sencilla. Actualmente se habla de obesidad infantil y asumimos que son problemas de Estados Unidos, por ejemplo. Sin embargo, las capitales de América Latina están empezando a registrar 15% de niños obesos en diversos sectores sociales. El movimiento es una cuestión fundamental no sólo por salud, lo cual ya es una muy buena razón, sino porque permite a la persona explorarse a sí misma, conocer sus límites y posibilidades, le permite acercarse a espacios abiertos, sociallizar, experimentar con su entorno, etc. Aparte del movimiento, existe un elemento muy importante: la fantasía o imaginación. El desarrollo de la imaginación cobra importancia porque ayuda al desarrollo del simbolismo, aspecto fundamental en nuestras sociedades icónicas; ayuda al desarrollo del lenguaje oral y el desarrollo de la creatividad. En la Pedagogía Waldorf, uno de los principales medios para el desarrollo de la imaginación o fantasía es los cuentos de hadas. Aparte de lo mencionado, los cuentos de hadas transmiten valores, son mecanismos para conocer el mundo más allá de su entorno inmediato y son algunas de las primeras ventanas a la expansión cultural. En resumen, el primer septenio es una de las etapas principales del desarrollo humano, donde la imitación, la imaginación, el movimiento y el juego son piezas fundamentales para su educación. De ahí que buena parte del trabajo de los adultos en la vida del niño deben ayudar al sano desarrollo de estos aspectos desde un conocimiento profundo del niño y su naturaleza.

Un día en preescolar de un centro de enseñanza Waldorf

En la etapa preescolar, el niño es educado en un ambiente que asemeja al hogar. El dia transcurre en una serie de actividades quer tienen la siguiente estructura.
La mañana inicia con el tiempo de juego libre, en el cual los niños juegan lo que deseen dentro del aula de clases utilizando el inmobiliario del salón (mesas, sillas, etc.), juguetes waldorf (hechos de madera, telas naturales), telas y objetos curiosos como caracoles, semillas, pequeños troncos de madera y otros tipos de elementos naturales de diversas textura que puedan utilizarse para estimular la fantasía y los sentidos. Los juegos de los niños suelen recrear quehaceres que observan en el quehacer de los adultos de su entorno o representaciones de cuentos de hadas.
Si los niños quieren, en lugar de jugar, pueden ayudar a las maestras a preparar el refrigerio que se sirve a media mañana. Durante este tiempo, las profesoras observan a los niños pero no dirigen ni intervienen directamente en el juego a menos que sea necesario o un niño lo solicite.
Luego viene el momento de ordenar todo el salón y prepararase para el refirgerio. Los niños colaboran para poner todo el salón en orden, hacer una rápida limpieza, poner la mesa y lavarse las manos. Estos refigerios son una oportunidad para la educación en nutrición de los niños. Los alimentos suelen ser saludables y en los lugares donde es posible, sobre la base de productos orgánicos. Cuando terminan el refrigerio (normalmente preparado con alimentos que los niños traen de sus casas como una forma de eneñanza de solidaridad), sigue el recreo.
A diferencia del juego libre, el tiempo de recreo les permite realizar actividades que implican un mayor movimiento y el uso de juegos con una función predispuesta; pues no es lo mismo simular que un grupo de sillas puede ser un auto (juego libre) a utilizar un columpio o un sube y baja (recreo). Por ende, la motricidad es diferente, la socialización es diferente y los procesos mentales que se desarrollan también lo son. De esta forma, el juego libre y el recreo se complementan.
Al término del recreo hay un par de actividades dirigidas encabezadas por las maestras; como una ronda. Las rondas resultan una forma indirecta de enseñar algunos conceptos como los números o el sentido de ubicuidad (arriba y abajo/izquierda y derecha/adelante y atras). Otra actividad podría ser el pintar o tejer, actividades orientadas a cuestiones tales como la creatividad, la expresión y el desarrollo de la psicomotricidad fina.
Antes de que finalice el día, los niños escuchan la narración de un cuento. La idea general es plasmar imágenes que representen algún valor pero que a la vez sienten la base interna de lo que después se convertirá en una enseñanza formal en la primaria. Por ejemplo, la narración de un cuento medieval presenta imágenes de lo que luego se convertirá en un tema de Historia.
Al igual que en la mañana, las maestras despiden uno a uno a los niños. Si hubiese algo que reportar, tienen una pequeña charla con los padres o tutor. Y eso me lleva a un punto clave. Al igual que otras pedagogías alternativas, en la Educación Waldorf se considera vital que los padres o tutores se comprometan con los principios educativos de la institución y que los sigan en casa; lo cual implica llevar una vida coherente con la educación que recibe en la escuela.
En esta aparentemente sencilla jornada, los niños llevan un ritmo hecho por una serie de momentos de expansión (moverse, jugar, saltar, correr, actividades físicas) y momentos de concentración (ordenar, pintar, actividades manuales). Ello tiene varios fines. Entre ellos, destaca el buscar que el niño no sufra ansiedad o sobrestimulación, cuidar a futuro su capacidad de atención, disminuir la agresividad y potenciar el adecuado desarrollo de su ser emocional.
Este articulo ha sido tomado prestado de las redes de internet,de http://abracitos.wordpress.com. Si por alguna razón estuviese incurriendo en falta al publicarlo en mi blog , le ruego se pongan en contacto conmigo y lo eliminaré  inmediatamente.Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor sed amables y correctos en todo momento , el respeto a todo ser que nos visite es primordial para nosotros.Gracias

Datos personales